Diariamente 222 personas mueren a consecuencia del cáncer y se estima que las cifras crecerán entre 1 y 2 % cada año; más de la mitad de los casos podrían curarse con un diagnóstico correcto y a tiempo.